• Dra. Elisa G. Cuevas Landero

Reseña sobre las autodefensas en Michoacán, 2013-2014.


GARCÍA García, Guadalupe Leticia. Los grupos de autodefensa: Un reto al poder del Estado mexicano. México: Editorial Flores, 2015, 207 págs.


La autora, es licenciada en derecho, maestra en política criminal y doctora en derecho, egresada de la UNAM, con mención honorífica en sus tres niveles de estudio. Escribe éste, su nuevo libro, sobre la creación de la policía comunitaria en México −básicamente, en el estado de Michoacán−, con la intención de recrear los hechos que dan cuenta de la fundación y acciones de las autodefensas durante los años de 2013 y 2014.


La descripción técnica del libro es la siguiente. Mide 23 centímetros de alto, por 17 centímetros de ancho; tiene una profundidad de 1.3 centímetros; está impreso en papel bond blanco y en la portada aparece una fotografía difuminada (pixelada) del grupo de autodefensas con el Dr. Mireles en el centro. Es primera edición y el número ISBN es 9786076102305.


En cuanto a contenido, el libro está constituido por ocho capítulos, divididos en cuatro partes. En la primera parte, se muestra a través de un repaso general, a nivel teórico, histórico y legal, que el poder y el derecho deberán ser entendidos en este libro, como ejercicio, como relación, y, no, como posesión. El poder no se posee, sino que se ejerce a través de las relaciones políticas y sociales. Y, el derecho, lo mismo, da lugar a las relaciones legales que otorgan seguridad a los ciudadanos en el terreno de lo público y, cohesión, en el terreno social.


El Estado otorga esa seguridad pública a través del derecho, que es una de sus funciones sustanciales. Es un recordatorio sobre la legitimidad y legalidad de las acciones políticas, estatales y ciudadanas, ya que, a la autora, le interesa relacionar las acciones de linchamiento, de justicia por propia mano y, de las autodefensas, como hechos de claros visos ilegales (aunque tal vez legítimos) de larga existencia en México.


José Manuel Mireles Valverde



Así, en la segunda parte, presenta sondeos, encuestas y estadísticas, acerca de la percepción que los mexicanos tienen sobre la justicia por propia mano, así como acerca de la existencia de grupos de autodefensa; datos derivados del Gabinete de Comunicación Estratégica, de la Cámara de Diputados y de los medios de comunicación escrita.

Al ser las autodefensas un fenómeno con raíces que se extienden hasta el fenómeno de linchamiento más antiguo, pero, al mismo tiempo, que evoca hechos más recientes, es de entenderse por qué la autora utiliza como fuente preferente de información la hemerográfica.


Son los periódicos los que van registrando el día a día de los acontecimientos en torno a las organizaciones de los diversos grupos de policía comunitaria y los llamados grupos de autodefensa que fueron creados en el estado de Michoacán –foco del presente estudio, aunque se presentan datos sobre la existencia de policías comunitarias en otros puntos del país, como el Estado de México, que, por cierto, ocupa el segundo lugar con más grupos de autodefensa.


El rastreo hemerográfico, le conduce a la autora, a develar que son cuarenta las comunidades que actualmente cuentan con autodefensas, establecidas en los estados de Guerrero, Jalisco, Morelos, Oaxaca, Veracruz, Chihuahua, Tlaxcala, Michoacán y Estado de México.


Son nueve estados, de 32 entidades (alrededor de una tercera parte del territorio), los que se han organizado en brigadas civiles de autodefensa. Aunque, de todos ellos sobresale, por su confrontación con el Estado, el caso de Michoacán; así como por el liderazgo tan fuerte de dos personajes de ese estado: el médico cirujano José Manuel Mireles Valverde e Hipólito Mora Chávez.


Hipólito Mora Chávez



En la tercera parte del libro, que es la más rica, por la cantidad de información que contiene, se realiza un estudio sobre el poder, de los grupos de autodefensa y, la estrategia del Estado, para restarles tal poder; en los cuatro capítulos que constituyen esta parte, se lleva a efecto un rastreo hemerográfico minucioso.


Son consultadas las publicaciones de 2013 y 2014 de las siguientes fuentes: el diario Reforma, La Jornada, Animal Político, el semanario Proceso, El Economista, Excélsior, El Universal, Red Política y Aristegui Noticias. Es la parte más rica del libro –como decíamos−, ya que, contiene la información recopilada acerca de cómo se fue gestando el movimiento de policías comunitarios en Michoacán, hasta constituirse el Consejo Ciudadano de Autodefensa y sobre los intentos de desarme por parte del Estado.


Contiene detalles tales como quiénes son los que integran a dicho Consejo: ciudadanos comunes y corrientes que se dicen cansados de la inseguridad que prevalece en el estado de Michoacán, primero a manos del grupo de narcotraficantes llamado Los Zetas y después por La Familia y, por último, por Los Caballeros Templarios; y, datos, como las cuotas que se tenían que pagar al crimen organizado: mil pesos, por cada vaca que vendían los ganaderos, quince, por cada kilo vendido, los carniceros, o cuatro pesos por cada kilo, los tortilleros…


Se explica, asimismo, cómo se va fraguando la estrategia para criminalizar al movimiento de autodefensas. Aplicando el principio de la praxis del derecho penal acerca de que para acabar con el enemigo social, hay que criminalizarlo, se analiza cómo ésa ha sido la estrategia del Estado y del gobierno mexicano, desde los años sesenta, para acabar, por ejemplo, con la guerrilla en Guerrero (y con uno de los principales líderes rurales, Rubén Jaramillo). Esta política de desprestigio y posterior descabezamiento, es la que está llevándose a efecto para criminalizar y castigar a las autodefensas.



Así, se ha dicho, que fue el Chapo Guzmán quien dio el dinero para armar a los policías comunitarios, o que uno de sus integrantes como es Néstora Salgado[1], ha sido partícipe de secuestros, o que incluso están liados con el terrorismo. Todo, para criminalizar a los líderes de las autodefensas. Y, como secuencia lógica, de dicha estrategia, tomar la decisión de organizar un nuevo grupo armado: la Policía Rural. Con el claro objetivo de desarmar y desorganizar a las autodefensas.


[1] Quien actualmente -2022- es Senadora de la República por el estado de Guerrero por el Movimiento de Regeneración Nacional, MORENA.



Y, para tratar de institucionalizar el fenómeno, designar a un enviado –Alfredo Castillo Cervantes−, para organizar a dicha policía; para tratar de apaciguar la situación y para capturar y encarcelar a los líderes Mireles y Mora.


Alfredo Castillo Cervantes



Finalmente, se da cuenta en este texto, que el Dr. Mireles denuncia a la prensa, que la Policía Rural no es otra cosa que el crimen organizado con uniforme oficial, ya que detrás del uniforme están los miembros del grupo de narcotraficantes Los Templarios. Esto debido a que Alfredo Castillo aceptó el dinero y la ayuda de dicho grupo, así como de Los Viagras, para formar la Policía Rural.


Como sea, el libro sostiene que el Estado está en vías de recuperar el poder y recurrirá al encarcelamiento de los líderes, e incluso a la represión, para frenar a las autodefensas, aun convertidas en policías rurales. Aunque, la conclusión última de esta investigación, es que se muestra como algo evidente que


“el Estado como tal ha perdido poder frente a los delincuentes organizados al verse inmerso en redes de corrupción”, así como credibilidad debido a su falta de legitimidad (p. 201).

Hay un último capítulo, donde se hace un ejercicio muy interesante, donde se muestra que, a pesar del tiempo, algunos libros sobre política mantienen una gran vigencia. Tal es el libro de Nicolás Maquiavelo, El príncipe. Con base en dicho libro, se realiza un cuadro comparativo, para establecer el parecido de las medidas tomadas por el gobierno federal y las sugeridas, en su momento a los gobernantes, por el filósofo y político italiano del siglo XV-XVI. Y, así concluye, este interesante libro.[2]


Dra. Elisa Guadalupe Cuevas Landero

[2] Cabe hacer la anotación siguiente: el Dr. José Manuel Mireles Valverde murió por COVID el 25 de noviembre de 2020. El periódico El País dio a conocer así de su muerte: “José Manuel Mireles sobrevivió a las balas del narcotráfico, a un accidente aéreo y a la persecución del Gobierno de Enrique Peña Nieto. El hombre curtido en decenas de batallas ha perdido la lucha con el coronavirus tras 20 días en una cama de cuidados intensivos en un hospital.” Nota de LUIS PABLO BEAUREGARD en El País, México del 25 de noviembre de 2020. Recuperado el 14 de junio de 2022: https://elpais.com/mexico/2020-11-26/muere-jose-manuel-mireles-lider-de-las-autodefensas-mexicanas.html

  • Facebook
  • Twitter
  • YouTube
  • Instagram