Lesbianas.jpg

De madrugada abrí los ojos, desnuda y con una pierna cruzada ella seguía ahí; me sorprendí y me extrañé, por lo general siempre que despertaba ya no estaba y dejaba una nota de despedida.