• Crescencio Martínez Antonio

Viviendo la pandemia en el Bachillerato Integral Comunitario No. 46 de Coatecas Altas



Desde los altos cerros que conforman la entidad de nuestro lindo estado de Oaxaca, se encuentra escondido detrás de uno de ellos una comunidad que con el paso de los años ha mantenido un florecimiento excepcional, pero que hoy en día se ha visto afectada por la pandemia que ha cambiado su desarrollo de manera drástica y en distintos aspectos. Soy Crescencio Martínez Antonio, tengo 17 años y soy originario de la comunidad de San Juan Coatecas Altas, actualmente curso el 5to semestre en el Bachillerato Integral Comunitario No. 46 de dicha comunidad y con el atrevimiento e inquietud que me surge les voy a platicar sobre la situación actual que se vive en mi comunidad en estos tiempos de pandemia global.

La comunidad de San Juan Coatecas Altas es uno de los 570 municipios del estado de Oaxaca. La distancia aproximada a la ciudad capital del estado es de aproximadamente 69 Km. Según el Anuario Estadístico y Geográfico de Oaxaca 2016 del Gobierno del Estado de Oaxaca y el INEGI (Instituto Nacional de Estadística y Geografía) la Comunidad y Municipio de Coatecas Altas se localiza a una latitud norte de 16°32´12´´ y a una longitud oeste de 96°39´53´´ a una altura de 1,546 metros sobre el nivel del mar. Limita al norte con los Municipios de San José del Progreso, San Jerónimo Taviche y San Pedro Taviche; al sur con Miahuatlán de Porfirio Díaz; al oriente con San Juan Lachigalla; al poniente con La Heroica Ciudad de Ejutla de Crespo. Actualmente tiene una población aproximada de 5,000 habitantes.


En mi comunidad pregona la gente trabajadora y luchona que pasa todos los días partiéndose la espalda para poder obtener el pan de cada día, la mayoría se dedica a las labores del campo dentro de las cuales se encuentra el cultivo del maíz, del frijol y de la calabaza. Sus esfuerzos les han permitido sobrevivir dentro de una comunidad en donde las oportunidades de trabajo son muy pocas y además con un sueldo que no alcanza para comprar lo básico –no está demás decir que es el motivo principal por el que muchos ciudadanos optan por migrar a los Estados Unidos–. De acuerdo con el censo realizado en 2015 por el INEGI, la comunidad presentó un alto índice de marginación ya que no contaba con todos los servicios básicos y la mayoría de los habitantes no tenían un grado de escolaridad aceptable. Con el paso de los años la comunidad se ha venido desarrollando a un ritmo igual al descrito, pero con mejoras en el ámbito educativo, por ende, las condiciones y la idea de calidad de vida también van cambiando, lo cual ha favorecido a muchas familias y jóvenes que antes tenían otra percepción sobre su realidad comunitaria.

En este contexto, Coatecas Altas tiene un paisaje acogedor que nos permite disfrutar de sus ríos, que en los tiempos de lluvia suenan y suenan, además de la riqueza natural conformada por grandes extensiones de arboleda, grandes cerros y llanuras, y una abundancia de especies. Por otra parte, podemos encontrar una riqueza cultural que da identidad a la comunidad, dicha riqueza está conformada por la lengua originaria: el Zapoteco hablado con mucho entusiasmo y orgullo por parte de los habitantes; la vestimenta, una hermosa combinación de colores que deslumbran la belleza de mi gente bonita de Coatecas; la gastronomía de mi región es única, ya que es saludable, muy deliciosa y es hecha de ingredientes que son cultivados con amor por nuestra propia gente.

Al igual que todo Oaxaca, Coatecas Altas es un lugar hermoso para todo aquel que es atraído por los ambientes naturales con un entorno rural-cultural, no obstante, en mi comunidad, en años recientes, la educación se ha vuelto un tema de suma importancia y preocupación, por ello, tras intensas gestiones municipales de varios años se logró establecer el Bachillerato Integral Comunitario No. 46 que ofrece una educación intercultural de calidad a todos los jóvenes del municipio y sus agencias, esta institución lleva alrededor de cinco años brindando sus servicios gracias a que los docentes que la integran tienen una gran dedicación a su labor y sentido de responsabilidad con la comunidad. Así, con el paso de los años las clases nos han permitido a nosotros los estudiantes desarrollar habilidades para nuestro futuro profesional, valorar nuestra identidad y apreciar más nuestra cultura. Condiciones que hasta hace algunos meses eran bastante favorables, pues estaban presentes todos los docentes y existía una mejor comunicación en favor del entendimiento de las temáticas escolares, así mismo, se propiciaba un mejor aprendizaje y deseos de superación.

Desafortunadamente, la institución al igual que la comunidad se ha visto muy afectada por la actual pandemia que se vive a nivel mundial, ya que ante la gravedad sanitaria los habitantes de Coatecas Altas han tenido que tomar en cuenta las medidas emitidas por el municipio y el Estado para protegerse y seguir con algunas de las tantas labores que les gusta desempeñar, incluso por lapsos se han cerrado los accesos a los vehículos que quieren ingresar o salir de la comunidad. Y en lo educativo, se han paralizado todas las clases presenciales en la comunidad y el Estado.



Por ello, los profesores de todas las instituciones educativas de la comunidad han optado por utilizar nuevos mecanismos para continuar con el ciclo escolar favoreciendo así el aprendizaje de los estudiantes (comunicación en línea). Por tal motivo, les voy a platicar cómo es vivir la pandemia en el Bachillerato Integral Comunitario No. 46 de esta comunidad. En un inicio a todos los estudiantes nos preocupaban las clases, ya que a veces en los grupos, otros estudiantes, difundían información falsa y eso nos confundía a la hora de solicitar información pues los maestros nos daban otras indicaciones muy diferentes a las que circulaban entre los compañeros de la institución. Después de las vacaciones de Semana Santa por fin volvimos a tener constante comunicación con los maestros, pero esta vez era a través de la red social WhatsApp con el envío de mensajes, audios o archivos digitales en donde nos describían e informaban sobre la situación actual del plantel frente a la pandemia, la realización de actividades escolares, es decir, encomiendas académicas y administrativas; todos los maestros se comunicaban a través de este medio en el cual hacíamos la entrega de trabajos y resolvíamos nuestras dudas.

Por nuestra parte, los estudiantes ante la contingencia actual, teníamos que realizar todas las actividades en casa en lapsos aproximados de 2 semanas para después tomarle fotos al trabajo terminado y enviarlo a los profesores correspondientes, eso sí, la entrega tenía que ser justo a tiempo para no acumular más trabajos. Pasamos los últimos meses restantes del presente semestre realizando actividades y entregándolas en la medida de lo posible en los tiempos estipulados. Así, durante ese tiempo a muchos de nosotros se nos complicó la entrega en tiempo y forma, ya que, por motivos personales, familiares, económicos o principalmente de trabajo, –muchos alumnos tenemos que aportar y contribuir al gasto familiar en estos tiempos de pandemia– los lapsos que nos quedaban del día no eran suficientes para culminar las actividades de la escuela pues cada unidad de contenido requería de cierta responsabilidad y concentración. Con esfuerzo y dedicación, la mayoría, logramos terminar el ciclo escolar, así mismo aprendimos de cierta forma a administrar los tiempos que necesitábamos; pudimos con los gastos del internet pues este era indispensable para poder enviar los trabajos por WhatsApp y realizar búsqueda de tareas; empero, empezamos a volvernos autodidactas y controlar el estrés que causaba la acumulación de las tareas, y así, al final lograr pasar al siguiente semestre.

Vivir una pandemia de esta magnitud en el Bachillerato Integral Comunitario No. 46 fue y seguirá siendo hasta tener clases presenciales un momento de encuentro personal en el ámbito académico, un espacio que te da la oportunidad de poder esforzarte para alcanzar algo por tu propia cuenta, buscando información o autocuestionándote sobre el cómo de las cosas, en este caso, de las actividades que debes de realizar. A mi parecer, el estar estudiando a distancia me ha ayudado a ser un estudiante capaz de resolver los problemas sin tanta ayuda, ser alguien que toma por cuenta propia la mayor importancia a su aprendizaje, pues en estas condiciones actuales, como estudiante debes poner mucho de tu parte y ser responsable para apoyar con su compromiso a los profesores en la explicación de sus actividades, y así, entre todos sacar adelante los objetivos académicos. Así mismo, en lo particular, cada estudiante debe ser consciente de esforzarse un poco más de lo habitual para lograr aprender y poder apropiarse de conocimientos.

Si bien es cierto, la situación tal vez siga así el resto del año, debemos ser todos los involucrados en el ámbito educativo conscientes de nuestra situación y entender que, al menos en Oaxaca, posiblemente ninguna escuela, específicamente los Bachilleratos Integrales Comunitarios, estaban preparados para poder subsanar cabalmente este tipo de circunstancia, los docentes no tenían previsto enseñar así ni estar tanto tiempo distanciados de nosotros y, nosotros, los estudiantes, tampoco estamos aún preparados para la educación en línea y el aprendizaje autónomo, pues esto es un proceso que tiene que darse de manera paulatina, a conciencia y sobre todo teniendo las herramientas tecnológicas adecuadas. Además, en el contexto donde se gestan los Bachilleratos Integrales Comunitarios y en específico Coatecas Altas, imperan variados factores sociales, culturales y económicos que dificulta ya de por si nuestro proceso de aprendizaje y desarrollo académico.

Sin más que agregar, sabemos que la salud es primero, pero también la educación nunca debe dejar de ser importante para cada uno de nosotros, es cierto, aún estamos frente a una pandemia y, pese a cualquier adversidad no nos queda más que adaptarnos a las circunstancias y poner de nuestra parte para salir adelante todos juntos. Así, aportando mi granito de arena, comparto unos pequeños tips personales que pueden ayudar a que tus estudios rindan frutos durante esta contingencia sanitaria.

1. Elige un lugar tranquilo y con luz para estudiar.

2. No estudies con hambre.

3. Planifica tus horarios de estudio. Puede ser difícil si trabajas, pero si eres organizado para todo habrá tiempo.

  1. Para tus tareas trata de tener siempre una actitud positiva y con sentido de responsabilidad.

5. Tómate un descanso y duerme bien.

6. No te impongas una cantidad de horas de estudio, las circunstancia de cada día pueden variar.

7. Evita tu celular y, sobre todo, distraerte en redes sociales.

  1. Tal vez no estén presentes, pero siempre habrá como contactarlos, no olvides apoyarte de tus docentes y resolver siempre tus dudas.

Con estos tips seguramente podrás "vivir mejor la pandemia en un Bachillerato Integral Comunitario".

Gracias por leer = Xkixhal mbi'l le.




Dirección:

Elisa Guadalupe Cuevas Landero

 

Subdirección:

Alexa Moreno Buendía

 

Edición:

Arturo Oscar Suro Cruz 

Colaboran en esta obra, miembros de la comunidad universitaria de la FES Acatlán y de algunas otras facultades de la UNAM; así como miembros de otras instituciones públicas nacionales y extranjeras. Los escritos son propiedad intelectual y responsabilidad de quienes los escriben y los firman.

Editorial de la revista impresa: 

https://nidodelfenix.com/

 

A cargo de

Horacio Gabriel Saavedra Castillo