top of page
  • Joaquín Balancán Aguirre

¿Confesiones? de Peña Nieto desde el exilio



El reconocido periodista Mario Maldonado ofrece -a menos de 40 días de la jornada electoral del 2 de junio de 2024-Confesiones desde el exilio: EPN. Los secretos y escándalos del último gobierno del PRI. Un texto que sorprende solo por el momento de aparición ya que su lectura deja percepciones distintas a la de estar frente a algo realmente novedoso.

 

Se trata de un libro que recapitula la trayectoria política de Enrique Peña Nieto, su ascenso meteórico, el impacto de este fenómeno en el priismo y como el otrora partido hegemónico lo hizo su ariete para reconquistar, después de 12 años, la presidencia de la República, aunque como él mismo confiesa al autor, y contrario a la percepción pública, nunca pensó en ser presidente de México. (2024:15)

 

El texto nos ofrece detalles del arribo al poder del expresidente, de manera especial sobre el momento de la negociación, redacción y aprobación del conjunto de reformas que dieron forma al Pacto por México. Sobre esto último vale la pena destacar que para Maldonado la plática toma un tinte melancólico cada vez que Peña Nieto se refiere a estos hechos.

 

Confesiones desde el exilio describe en palabras del propio periodista: una “administración que pasó del cielo al infierno en unos cuantos meses; del Pacto por México, las reformas estructurales y el “Mexico´s Moment” al escándalo de la casa blanca y la crisis de los estudiantes desaparecidos de Ayotzinapa” (2024:11)

 

 



 

Por las más de 200 páginas del libro, desfilan personajes del primer círculo del expresidente y especialmente sus valoraciones sobre las crisis de su sexenio. Por ejemplo, Peña reconoce que la explicación que dio su exesposa la actriz Angélica Rivera, sobre la Casa Blanca “la expuso de una forma que nunca debí permitir” (2024:164).

 

Respecto a la desaparición de los estudiantes de Ayotzinapa, Peña Nieto lo describe como “un dolor de cabeza” el cual se fue agudizando conforme investigaban más, también, al igual que su sucesor en el cargo, la opinión sobre el Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI) es negativa y los describe como personas que “en ocasiones lucran con el dolor humano” y que tienen prejuicios con los militares, debido a su procedencia de países como Argentina y Chile. (2024:163).

 

Por otra parte, el expresidente Peña desmiente las versiones sobre un “amasiato” con Felipe Calderón en 2012 y un pacto con Morena de cara a las elecciones de 2018. Al igual que en su propia elección, describe el ascenso de López Obrador como inevitable “luego de dos décadas en campaña” así como el desgaste propio de su gobierno.

 



Para Peña, los resultados electorales con los cuales el actual mandatario resultó victorioso, respaldado con el 53% de los votos, “son evidencia de la decisión del pueblo mexicano” y sobre el pacto, se defiende diciendo: “Creo que se quedó el fantasma en México de que el presidente en turno es quien pone a otro presidente y eso no es así, ya pasó a la historia” (2024:178).

 

Sin embargo, las contadas menciones a Peña a lo largo de casi seis años de gestión o la selectividad en los casos investigados de la anterior administración despiertan las suspicacias sobre la existencia de un apoyo real a López Obrador. Quizá se trate de un apoyo implícito, confirmado por el calificativo de “demócrata” con que el mandatario identifica a Peña Nieto o por su frase “eso no lo voy a olvidar” (2024:206) cuando se refiere a la “no intervención” del priista en la elección de 2018.


Este libro, a pesar de sus contadas “confesiones”, es un importante mensaje para quien quiera oír, por ejemplo, dice Peña: “mi plan era quedarme ahí (en México) pero solamente quienes hemos estado en esta tarea y en esta responsabilidad y quienes estuvieron previo a un servidor, se dieron cuenta que tienes que dar espacio de respeto a quien está en la titularidad del Ejecutivo; una manera de hacerlo es sustrayéndote” (2024:203).

 

Líneas más abajo, el exmandatario confirma la indispensable “sana distancia” con el país una vez concluido el periodo constitucional, así como un último encargo y deseo: “la responsabilidad implícita de convertirse en un buen expresidente, eso es lo que busco” (2024:204).

 



De lo anterior se desprende, quizá, la novedad y el buen momento en que aparece este libro, como es la contribución indirecta del expresidente al debate público y a la sucesión de 2024, aun en el exilio.

 

Es el recuento de un sexenio oscurecido por las crisis internas de corrupción, de movimientos sociales, y de crisis externas como fue la beligerancia de Donald Trump con los mexicanos y su visita al país en 2017. Es la remembranza, desde la distancia de un presidente por momentos viral, muy popular y de que finalizó su mandato con el 24 por ciento de aprobación.

 

Peña Nieto reaparece no con confesiones, no con nada novedoso, sino recordando una vieja regla del sistema presidencial mexicano, la última facultad metaconstitucional que ejercen los presidentes: dejar en paz a su sucesor y en este caso sucesora.

 

Bibliografía

Maldonado Mario (2024) Confesiones desde el exilio: EPN. Los secretos y escándalos del último gobierno del PRI. México: Planeta.

2

Comentarios


bottom of page