Comentarios al libro: historia política del pantalón

Bard, Christine. Historia política del pantalón. México: Tusquets, colección Ensayo Tusquets, número 87, 2012, 381 pp

 

Este libro hace una recopilación de la información histórica que existe sobre la prenda de vestir llamada pantalón; lo hace en el contexto histórico del país que es considerado, por muchos y desde hace tiempo, la capital de la moda: Francia. Aunque es Francia en concreto y Europa en general, el contexto de reflexión, la temática es universal debido a que la historia del uso del pantalón es muy similar en la mayoría de los países donde tal prenda ha sido utilizada por las mujeres.

 

Es un libro interesante porque devela hechos que uno no imagina sino hasta que, al leerlo, empieza a reflexionar acerca de que el pantalón, antes que una prenda y una moda en el vestir, fue utilizado para diferenciar y discriminar política y socialmente: de entrada esta idea parece extrema, pero conforme se avanza en la lectura, los ejemplos históricos van mostrando por qué no lo es para nada...

Con los ejemplos, la autora, Christine Bard, va dando pruebas de que el pantalón ha sido un instrumento de poder muy relevante en el control de las mujeres. El sistema de vestimenta es, socialmente hablando, un sistema simbólico; es un sistema de control.

 

El derecho de las mujeres a portar el pantalón, ciertos colores, cierto largo en la falda o el vestido; lo ancho o pegado al cuerpo del atuendo, hubo de ganarlo a través de una larga lucha histórica. Aunque el libro en realidad se inspira en la historia francesa, los casos sobre las mujeres que dieron la batalla para tener el derecho de usar, sobre todo, el pantalón, es una lucha universal en realidad.

 

Para la mujer, el portar pantalón fue un verdadero reto político pues no hay nada tan poco natural, como sostiene Simone de Beauvoir, como vestirse de mujer.(1) Así que la lucha dada por las mujeres francesas desde 1792, fue muy importante porque hicieron saber a todos que ellas apoyarían a los revolucionarios, pero enfundadas en pantalones, por más que las acusaran de haberse masculinizado. En el cancionero nacional francés se conservan letras que hablan sobre esa lucha de forma muy clara:

 

(1) cfr. p. 18

Vestidas de hombre marchamos [...]

para vencer a los déspotas

Adiós a nuestros queridos padres
Llevamos calzones

Somos las mujeres del presente

Pongámonos el traje de los hombres,

y apoyemos a los sans culottes

Abandonemos corsés y enaguas,

para abatir a los orgullosos déspotas(2)
 

(2) cfr. p. 5

El libro dedica una extensión importante a analizar la legislación de principios del siglo XIX existente en Francia para prohibir el uso del pantalón por parte de la mujer y para develar cómo el caso contrario, o sea, el uso de “atuendos femeninos” por parte de los hombres, fue disculpado por esas mismas leyes que prohibieron en 1800 aquel uso.

 

Por ejemplo, en 1836, aunque existen ejemplos de periódicos de moda que presentan propuestas emancipadoras para la mujer en el vestir, existe una gran resistencia a que el pantalón sea incluido como una prenda femenina.

 

Es más, aunque Claude Henri de Saint Simon consideraba a la mujer y al hombre como iguales, sus seguidoras y las llamadas sansimonianas hicieron eco de sus llamados a la mujer libre; y, aunque en un grabado de Maleuvre, aparece una mano sobre una de las obras de Saint Simon, en realidad el uso del pantalón en los años treinta del siglo XIX no era de ninguna manera algo común, aun cuando ese retrato de Maleuvre se tome como prueba (ya que aparece una mujer retratada con pantalón blanco) de lo contrario. El uso del pantalón, incluso para las sansimonianas, era algo imposible de admitir.

 

A mediados del siglo diecinueve las únicas mujeres que sí utilizaron el pantalón fueron las mujeres combatientes y aunque el pantalón representa la libertad, las demás prendas “femeninas” representan la tiranía e incluso la esclavitud y pese a todo, ésas no fueron prendas que las mujeres dejaran de usar.

 

Por otro lado, el incentivo al uso del pantalón se presenta sólo para los casos de mujeres que se incorporan a la lucha armada a mitad del mencionado siglo; y, como señala el autor, es casi por broma que se insta a que las mujeres que se enfilaran, llamadas “vesubianas” portaran tal prenda.

Es hasta pleno siglo XX que el uso del pantalón es ya objeto de diseñadores, aunque seguirán siendo criticados por realizar propuestas de atuendo masculinizante para las mujeres. El “derecho al pantalón” continuará siendo controvertido, aunque también divertido y distraído en algunos momentos.

 

El caso de Violette Morris, por ejemplo, será uno del que se hablará por meses en los diarios parisinos debido a que esta campeona y amazona apareció en público y fue retratada, enfundada en un pantalón de paño azul marino con una chaqueta y una camisa de seda que dejaban entrever, de la forma más elegante, lo viril de las camisas de seda.(3)

 

(3) cfr. p. 205

El campo del deporte fue en el que mayormente se impuso la moda del pantalón; sin embargo, la federación del deporte de Francia se opuso a la masculinización al negar el uso del pantalón como prenda deportiva para las mujeres; lo cual no sucedió con el travestismo masculino, pues según prueba la autora, las mismas leyes fueron utilizadas para autorizar a los hombres y desautorizar a las mujeres.

 

Aunque Christine Bard señala que es difícil defender a Violette Morris por lo polémico de su personalidad, sostiene que su caso como defensora del uso del pantalón frente a tribunales sí es incuestionable, ya que su lucha es un hito en la historia del pantalón como prenda de vestir para liberar a las mujeres de la esclavitud del vestido y demás atuendos femeninos. Para Morris, en voz del abogado que la defendió ante tribunales, 

[...] el pantalón es una prenda de progreso. ‘Sois mujeres de progreso, por lo tanto, tenéis que estar a favor del pantalón [...] ¿Por qué negar a vuestras hermanas la igualdad ante el pantalón, cuando la reclamáis ante la guillotina?(4) 

(4) cfr. p. 217.

De los años cuarenta del siglo veinte, en adelante, el pantalón se consagró finalmente como prenda de vestir para las mujeres. No obstante, su éxito y difusión mayor se presentó hasta entrados ya los años sesenta; y el año 68 fue clave en la coronación del pantalón cuando se convirtió en objetivo de los grandes diseñadores franceses: George Sand, Yves Saint Laurent y otros destacarán el asunto acerca de la conveniencia de usar el pantalón, pues las mujeres ya podrán “vivir sin apretar las rodillas (5) 

 

(5) cfr. p. 253.

 

Ya luego los diseñadores tendrán que enfrentar otro tipo de problemáticas en su persona y en los procedimientos para imponer el uso del pantalón, en sus diversas variantes, como una moda generalizada: que si lo hacen por ser homosexuales; que si por ser burgueses, etc.

 

Independientemente de ser un gran burgués, Saint Laurent, por ejemplo, tendrá que adoptar, en tiempos homófobos, una postura radical que no es dominadora y que lo lleva a asumirse en una situación “nerviosa y dolorosa”; lo cual no fue fácil, pero fue tan relevante que cuando muere en 2008 se le recuerda precisamente por haber creado prendas de pantalón que jugaban con la “bisexualidad psíquica”.

Después de mayo de 1968, el uso del pantalón se volvió algo cotidiano: una prenda indispensable en el guardarropa de la mayor parte de las mujeres del mundo. Sin embargo, nunca han dejado de ser prendas que representan la libertad para las mujeres. Por ejemplo, ¿qué significaba para las mujeres portar unos pantalones vaqueros en 1968? “Una joven universitaria responde: el deseo de ser todoterreno (re chazo de la distinción) y de seducir sin tener aspecto de eso..." (6) 

 

(6) cfr. p. 291.

Después de los setenta del siglo pasado, la variedad en esta y en otras prendas de vestir ha llegado a un desarrollo jamás imaginado: falda pantalón, culottes, short, falda larga, falda cortísima y, por cierto, tal prenda merece también un libro entero sobre cómo se acabó imponiendo en el mundo y está por escribirse el uso de tal prenda por los hombres.

 

En el ciberespacio ya existen quienes cuestionan el uso del pantalón por los hombres y la estigmatización para quienes quieren usar faldas. En 2007 se creó en Francia una asociación que defiende el derecho al uso de la falda por parte del hombre: la organización se llama Hommes en jupe [https://fr-ca.facebook.com/asso.hej]. 
 

 

 

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Otros textos
Please reload

El Impacto de la Atención a Alumnos con Discapacidad en Educación Media Superior

November 26, 2019

Un cigarro al atardecer

September 1, 2019

La energía solar en una ciudad de lluvia

September 1, 2019

1/10
Please reload

Dirección:

Elisa Guadalupe Cuevas Landero

 

Subdirección:

Alexa Moreno Buendía

 

Edición:

Alexa Moreno Buendía

Horacio Gabriel Saavedra Castillo

Moisés Misael Mitre Medel

Edición digital:

Arturo Oscar Suro Cruz

 

Colaboran en esta obra, miembros de la comunidad universitaria de la FES Acatlán y de algunas otras facultades de la UNAM; así como miembros de otras instituciones públicas. Los escritos son propiedad intelectual y responsabilidad de quienes los escriben y los firman.

  • Facebook - Grey Circle
  • Twitter - Grey Circle
  • YouTube - Grey Circle
  • Instagram - Grey Circle