• Henry Jonathan Santiago Xochihua

Uso del jabón, ¿educación u obligación?


La intención de este artículo es observar qué beneficios y consecuencias tiene el usar jabón para lavarse las manos. En la actualidad se ha manifestado la alternativa de vigilancia para la salud y la ignorancia frente a los virus. Este fenómeno no parte desde 2020, ha hecho presencia desde hace unas décadas.

¿Cómo lográs que millones de personas se laven las manos con jabón?, ¿colocás una cámara de vigilancia en cada baño?, ¿o les enseñás en las escuelas sobre los virus y bacterias, les explicás que el jabón puede remover o matar esos patógenos y dejás que ellos mismos se hagan a la idea?", plantea Harari en diálogo con La nación.[1]

[1] Yuval Noah Harari: "La falta de solidaridad global y de liderazgo representa un peligro inmenso para la humanidad ". Recuperado de https://www.lanacion.com.ar/cultura/yuval-noah-harari-la-falta-solidaridad-global-nid2362652 [Consultado: octubre 5, 2020].

El sentido

simmeliano

del uso del jabón

para lavarse las manos

en México

A lo largo de las dos décadas del siglo XXI se han observado comerciales sobre el uso del jabón para las manos, con el argumento de que eliminan bacterias, previenen enfermedades, mantienen un buen aroma e incluso protegen la piel. Para esto hay diversas marcas en venta: con ello distintos ingredientes y diferencias en un jabón con otro para cada tipo de persona. Sin embargo, el uso del jabón en barra o el desinfectante de manos como puede ser el gel antibacterial o el jabón líquido en México, no es muy usual en los establecimientos de cambio y venta (comercios mercados, restaurantes, etc.).

Podemos ver en estos lugares cómo las personas consumen sus alimentos sin llevar un proceso de desinfección previa; pero no sólo están expuestas al momento de comer, de igual manera lo podemos encontrar en el momento que suben al transporte público, como el metro, donde miles de personas al día tocan el mismo tubo, después de ello tocas tu cara, te tallas los ojos, sujetas tu cabello, incluso tu nariz o tu boca, tomas tu celular, abres un libro o destapas tu botella de agua sin pensar cuántas bacterias pueden contener. Esta constante exposición no frena mientras sigan en movimiento, al trabajo, escuela, la tienda o tan solo sacando a pasear al perro... en cada actividad cotidiana.

Se le da uso al jabón cuando en la escuela un compañero se enferma y todos corren el riesgo de enfermarse. Se refuerzan las medidas, cuando realmente con un hábito de la salud pueden prevenirse. Debería darse a conocer el mal hábito de no hacer uso del jabón; en ocasiones, se vuelve algo molesto cuando lo haces por obligación, no por gusto ni por educación, sino porque alguien te mande. No se sugiere un uso de cada 5 minutos del jabón, sino al término de cada actividad o cambio de área de trabajo o zona pública.

Debemos aprender a mantener limpia el área de trabajo como el aseo personal constantemente iluminado, despejado, desinfectado y en orden. Debido a que esto estimula los pensamientos, las ideas en el trabajo, mejorando los proyectos en diversas actividades ya sean académicas o laborales.

Esta limpieza no sólo es de oficina, tiene que llegar desde casa hasta las escuelas, calles, restaurantes, empresas, transporte público o privado, para mejorar la prevención de enfermedades.

El descuido

en el uso del

jabón puede ocasionar…

Las heces (caca) de las personas o los animales son una fuente importante de microbios, como Salmonella, E. coli O157, y norovirus, que provocan diarrea, y pueden propagar algunas infecciones respiratorias, como el adenovirus y la enfermedad de pies y manos. Este tipo de microbios pueden llegar a las manos después de que las personas usan el baño o cambian un pañal o recogen las heces de sus mascotas, pero también de formas menos obvias, como después de manipular carnes crudas que contengan cantidades invisibles de caca de animales.

Un solo gramo de heces humanas —que es alrededor del peso de un clip— puede contener un billón de microbios. Los microbios también pueden llegar a las manos, si las personas tocan cualquier objeto que contenga microbios debido a que alguien haya tosido o estornudado sobre él o haya entrado en contacto con algún otro objeto contaminado. Si estos microbios llegan a las manos y no se eliminan pueden pasarse entre las personas y hacer que estas se enfermen.[2]

[2] Consultado en Centros para el Control y Prevención de enfermedades CDC

https://www.cdc.gov/handwashing/esp/why-handwashing.html [Consultado 14 de junio de 2020].

Con frecuencia, las personas se tocan los ojos, la nariz y la boca sin darse cuenta justo estas partes, son más simples y vulnerables para recibir los microbios y con ello, desarrollar distintas enfermedades.

Los microbios en las manos sin lavar pueden llegar a los alimentos y las bebidas cuando las personas los preparan y/o consumen; y bajo determinadas condiciones, se pueden generar colonias de gérmenes en dichos elementos que también pueden enfermar a la gente.

Los microbios de las manos sin lavar pueden transferirse a otros objetos, como pasamanos, mesas y mesones, juguetes, cualquier objeto y luego, terminar en manos de otra persona. Eliminar los microbios mediante el lavado de manos ayuda a prevenir la diarrea y las infecciones respiratorias y podría incluso ayudar a prevenir infecciones en la piel y los ojos. Por otra parte, el uso del jabón ayudaría a reducir en más del 40% los casos de enfermedades diarreicas y casi en un 25% los casos de infecciones respiratorias.

Entre las recomendaciones que apuntan los expertos, destacan que utilizar sólo agua para lavarse las manos no es suficiente. El uso de jabón es extremadamente importante, ya que facilita la frotación, permite disolver la grasa y eliminar la suciedad que contiene la mayoría de los gérmenes.

Al converger con el tema de si el uso del jabón en el lavado de las manos debe ser aprendido u obligado por los corporativos de salud es importante describir una sección de la situación actual: el Covid-19. Durante los primeros días de la pandemia se agotaron los jabones y alcoholes en las farmacias, centros comerciales, tiendas y misceláneas. Se convirtió en tendencia el uso del jabón, cuando durante dos décadas los comerciales invadieron la televisión sobre los gérmenes en los animales, en los objetos de uso cotidiano. Por lo que se debe considerar su uso diario, y no exclusivamente cuando es más visible el peligro, ya que siempre estamos en riesgo.

Hoy en día se menciona la idea sobre Google y Apple dos empresas transnacionales desarrolladoras de tecnología informática sobre una nueva aplicación que permitirá conocer si estás cerca de alguna persona que haya tenido contacto con pacientes de Covid-19 o con síntomas del virus. Esta aplicación entró en un debate moral donde el adentramiento en la información privada de las personas como sus amigos, su ubicación, su nombre, su edad, es manipulada por una empresa. De esta manera la aplicación será propensa a ser hackeada para el uso de los datos de los usuarios e incluso por ser manipulados por una empresa.

¿Es necesario que una empresa me “cuide” a cambio de mi salud?

Es importante remarcar que el expansionismo del coronavirus no únicamente se debe al esparcimiento aéreo, sino por el acercamiento a personas infectadas, al faltar a la cuarentena, no seguir las normas de prevención como lo es el simple hecho de lavarse adecuadamente las manos.

Las personas ignoran que una pequeña acción realmente hace el cambio. México es un gran exponente sobre la ignorancia al virus, es uno de los países donde muchos de los habitantes no cumplen con la cuarentena cuando no tienen la necesidad de salir. Para las personas que deben salir a trabajar es necesario que tomen las medidas adecuadas, porque una pandemia que siempre ha existido aquí es la ignorancia.

Los programas académicos en la nación enseñan a los estudiantes las manifestaciones de las enfermedades, que son provocadas por los microbios y los virus, aun así, creen que no pueden llegar a existir, aunque tengan evidencia histórica tras la muerte de muchos niños en México por la diarrea aguda. En área internacional históricamente podemos conocer la peste negra, la gripe española, entre otras enfermedades. Pero, aunque los alumnos reciban esta educación al llegar a sus hogares y comentar sobre el uso del jabón tras cada actividad en su casa le responden: “Eso es mentira”, “como se les ocurre enseñar eso”, etc.

Aprendemos y nos cuidamos personalmente o ignoramos y obedecemos.

Para Simmel el hecho social está construido de lo que vale, del sentimiento dirigido a un factor que estimula socialmente. La enfermedad y la prevención de ésta es un interés común en la sociedad, el empleo del jabón viene a ser el recurso para su evasión. Pero el enigma de no usarlo también viene de la cultura del mexicano del decir: “eso no existe”, “el jabón, ¿para qué?”, y la reflexión de: “En esta ocasión es necesario porque se están muriendo”.

Referencias:

  1. Yuval Noah Harari: "La falta de solidaridad global y de liderazgo representa un peligro inmenso para la humanidad ". Recuperado de https://www.lanacion.com.ar/cultura/yuval-noah-harari-la-falta-solidaridad-global-nid2362652 [Consultado: mayo, 2020].

  2. Blanqueadores, jabones y suavizantes necesitan más clientes. (2017, agosto 14). Recuperado de https://www.milenio.com/negocios/sector-de-la-limpieza-necesita-mas-clientes

  3. R. (2015a, febrero 25). Los peligros de no lavarse las manos. Recuperado de https://www.lne.es/vida-y-estilo/salud/2015/02/20/peligros-lavarse-manos/1716148.html [Consultado: 30 de mayo, 2020].

  4. Consultado en Centros para el Control y Prevención de enfermedades CDC https://www.cdc.gov/handwashing/esp/why-handwashing.html [Consultado 14 de junio. 2020].

#jabón #educación #obligación

Dirección:

Elisa Guadalupe Cuevas Landero

 

Subdirección:

Alexa Moreno Buendía

 

Edición:

Arturo Oscar Suro Cruz 

Colaboran en esta obra, miembros de la comunidad universitaria de la FES Acatlán y de algunas otras facultades de la UNAM; así como miembros de otras instituciones públicas nacionales y extranjeras. Los escritos son propiedad intelectual y responsabilidad de quienes los escriben y los firman.

Editorial de la revista impresa: 

https://nidodelfenix.com/

 

A cargo de

Horacio Gabriel Saavedra Castillo