• Ricardo Fabian Laudino Piña

Simmel y la moda en el vestir Ropa ecológica

INTRODUCCIÓN

El presente trabajo tiene como objetivo desarrollar una descripción sobre la vida actual de la moda y de manera más específica: la ropa. Al mismo tiempo se busca contrastar la percepción de la moda contemporánea con el pensamiento sobre la moda del autor Georg Simmel nacido en Berlín en el año de 1858. Una de las funcionalidades de este ensayo será también plasmar el pensamiento de su servidor con respecto a las conclusiones que se han logrado obtener llevando a cabo la lectura del escritor citado y observando el contraste con la realidad actual.

He de mencionar se encontrarán una serie de opiniones a lo largo de este trabajo que serán puestas en la mesa como meramente personales y que tienen como objetivo esclarecer mi perspectiva en cuanto a lo que hoy representa la moda en el contexto social que alcanzo a percibir como participante y a la vez como observador.

La manera en que se podrán referir datos recientes sobre el mundo de la moda serán por obvias razones citados desde páginas que puedan ser consideradas como “confiables” u “oficiales” con el fin de ampliar mi visión, sin embargo, también he de decir que serán sometidos a un juicio con el que se pueda observar la manera en que estos mismos datos oficiales son utilizados para sustentar un sistema de modas que para su servidor y otros no son prudentes en esta estadía de la humanidad.

Sabemos que la moda para Simmel va a ser nombrada como una “institución social” y que para su servidor será de gran importancia girar los argumentos presentados a continuación alrededor de esa afirmación puesto que la moda en sí no será llevada con un significado negativo a pesar de las desventajas que se mencionarán, sino que más bien se buscará en todo momento invitar a la reflexión sobre una moda “más consciente”.

Simmel

y la

moda

Georg Simmel plasmó su pensamiento sobre la moda en el texto Filosofía de la moda donde nos indica que para él “la moda es una de esas instituciones sociales que unifican, en una proporción peculiar el interés por la diferencia y el cambio que se da por la igualdad y la coincidencia”, de esta forma si visualizamos la moda partiendo de esa afirmación observamos que surge como una respuesta a la necesidad que tenemos de darle un significado a las cosas que nos rodean (o contenido a las formas en palabras del autor) y que de esa manera es que obtiene el peso que le damos hasta nuestros días.

La dualidad dentro de la filosofía de Georg Simmel es de vital importancia para poder comprender a lo que él se refiere cuando habla de la moda como forma de distinción, imitación, diferenciación o de separación. Este concepto de dualidad en la forma de reflexionar de Simmel sobre la moda se entiende cuando menciona que tenemos una tendencia muy marcada a la imitación, y aun así poder pasar de la vida grupal a la vida individual. Al nosotros realizar una imitación de cualquier índole se sabe que estamos otorgando nuestro sello individual al colectivo para pasar a ser parte del conjunto al que se desea pertenecer por medio de esa imitación.

Es entonces que la moda es una imitación de modelos dados por otros y que satisface la necesidad de pertenencia o de apoyo en un colectivo, también se puede visualizar que con la renuncia de nuestro sello personal se renuncia también al esfuerzo que implica la manifestación de una originalidad o de ser originales. En un mundo cada vez más globalizado como en el que nos movemos en estos días, ese esfuerzo necesario para ser original es cada día más intenso.

La moda entonces se encuentra formando un puente entre lo social y lo individual permitiendo a los portadores de la moda cumplir con esa necesidad mencionada anteriormente. Es importante mencionar que en la vida social se tiende mucho a la búsqueda de pertenencia, de la igualdad, de la identificación con el otro. Sin embargo, también al mismo tiempo se inclina mucho al interés de la expresión individual, de la separación y la distinción con el otro.

La moda

como

expresión

humana

Sabemos que el humano es visto como un ser multifacético que contiene mucha información dentro de sí aprendida desde el momento en que nace hasta el momento en que muere. El sistema en el que se desenvuelve va a influenciar directamente sobre el individuo para formarlo debido a que está siendo socializado de determinada manera.

Dentro de las necesidades humanas se encuentra la necesidad de expresión, de comunicar lo que se es desde el interior y a través de la historia el humano se ha encargado de idear maneras en la que se pueda plasmar pensamientos, ideales, sentimientos, emociones, historias, eventos y mucho más.

Dentro de las muchas cosas que el humano ha ideado para poder expresarse entre ellas se encuentra la moda que ha servido siempre como un espejo que muestra las transformaciones sociales que ha sufrido la humanidad a lo largo de su historia. Las modas en la humanidad han transmitido mensajes que, con el tiempo, al igual que el humano, ha cambiado y detrás de cada atuendo, adorno o cualquier otro objeto exterior a la persona se esconde un mensaje.

La moda en la ropa de forma específica al igual que el maquillaje, traje de baño, ropa para dormir etc. Lleva detrás de cada prenda un canon de belleza, un sentimiento o un símbolo de poder o posición. La forma en la que la humanidad ha abastecido su necesidad de portar una vestimenta ha cambiado drásticamente junto con los sistemas económicos qué han estructurado la sociedad hasta ser lo que conocemos hoy día.

Es decir, la moda sigue cumpliendo la función de distinción y de pertenencia que tenía ya en los años en los que Georg nos hablaba de ella. De la mano al servir como objeto de expresión del humano, difícilmente es retirada o contrapuesta por mecanismos que puedan disminuir su impacto social.

Actualmente existe una tremenda industria detrás de las modas que son las que ocupan los primeros lugares entre las producciones que más generan ingresos, de las que más tienen impacto social y al mismo tiempo que son de las más grandes.

El lado oscuro

de la moda

en el siglo

XXI

La llegada de nuevas tecnologías para la producción de la ropa que el humano porta, ha provocado que de la mano con el aumento de población se hayan desarrollado técnicas de producción que producen en masa. No es un descubrimiento nuevo que la producción de la ropa en cantidades tan grandes implica un desgaste ecológico muy grande y de impacto severo para el planeta y que nos encontramos.

Actualmente los daños ecológicos que implica la producción de ropa en masa al utilizar una gran cantidad de recursos naturales para poder ser abastecida tiene también un nuevo problema: Un estudio de El Corte Inglés y la Fundación Botín ha medido la huella hídrica de este proceso: fabricar un traje de caballero de mezcla de fibra requiere 5.550 litros de agua, cantidad que llenaría más de 5 bañeras de un metro cúbico, donde entran mil litros, frente a los 4.400 litros de unos zapatos o unas zapatillas de deporte.

Nos encontramos con un nuevo término que explica un fenómeno relativamente reciente en la moda llamado “Fast Fashion” el cual consiste en una estrategia donde se realizan colecciones diseñadas y fabricadas de forma muy rápida utilizando las tendencias de moda para que la ropa sea relativamente económica, esta ropa no suele obtener buena calidad porque el objetivo de estos diseños es la duración de un periodo corto de tiempo para poder desechar y comprar nueva ropa basándose en las actuales “Fashion Week”.

Actualmente tiendas contemporáneas de ropa como las marcas de Zara, Forever 21, Pull&Bear, Stradivarius entre otros, al año presentan aproximadamente 57 y 59 colecciones de ropa. Es bien sabido que la Profeco publicó que marcas como las anteriores entre otras están produciendo productos de ropa desechable.

Aunado a esto es una realidad también que la ropa de marcas con el reconocimiento que estas poseen no lanza sus mercancías al público con precios precisamente bajos. Si una prenda cuesta aproximadamente veinte dólares producirla, al obrero que la produce le es pagada con diecinueve centavos de dólar. Estas fábricas son consideradas por varios autores como “más cercanas a campos de esclavos que a fábricas modernas”.

Hacia

una moda

humanitaria

Actualmente existen muchas marcas que son conscientes de los impactos que tiene el Fast Fashion en toda la humanidad y que han optado por apostarle a la creación de ropas que respeten los derechos de trabajadores al mismo tiempo que buscan utilizar de manera inteligente los recursos que se requieren para fabricar sus prendas reduciendo así el impacto ecológico. Algunas de estas marcas son Ecoology, Equilicua, Ecoalf, Followthefolk por mencionar algunas.

Sin embargo, se observa que este tipo de marcas que tienen una base mucho más “humanitaria” no se encuentran en los grandes estelares donde las marcas no ecológicas si lo siguen estando. Al indagar dentro de los eslóganes, estereotipos, modelos, cánones de moda y estilos que estas marcas poseen nos damos cuenta de que siguen sustentando fuertemente, en palabras de Simmel, una fuerte función de distinción y de pertenencia en los portadores de estas marcas.

Aquel que sigue portando marcas de esa clase tiene en su gran mayoría sustento de distinción de aquellos que no las poseen. Al ser las marcas productoras de prendas con precios muy altos, se asocian automáticamente a la pertenencia de una clase social mucho más alta. Al mismo tiempo simboliza la distinción de las clases sociales bajas.

Es curioso observar que si se analiza a profundidad el mercado de consumo de marcas de “clase alta” en realidad no se consume sólo por las clases altas de la sociedad. Estas prendas son consumidas en cualquier sector de la sociedad que tiene acceso a estas tiendas, compradas con pagos muy diferenciados una clase de otra y en cantidades igualmente distinguibles. Es decir, los recursos de un sector bajo de la población no impiden que los pertenecientes a este busquen adquirir este tipo de prendas.

Conclusiones

Observamos entonces que la moda es y será en opinión de su servidor una institución social que influye directamente en el comportamiento de la sociedad sea cual sea el sector al que pertenece. Aun existiendo las pruebas de que las marcas de ropa que siguen métodos muy dañinos para nuestra población siguen siendo más grandes las necesidades que se señalaron al inicio de este ensayo.

La pertenencia, aun siendo ilusoria en un mundo en el cual portar ropa de marcas reconocidas ya no define objetivamente la pertenencia a cierto sector, juega un rol vital hasta nuestros días en el cual da un significado grande a la existencia del individuo dentro del colectivo.

Es importante compartir las reflexiones que permiten visualizar el campo de la moda como una parte del ser en sociedad pero que deje en claro que, a pesar de ser una institución social fuerte y muy grande, no debe nublar la vista de la objetividad y de la ética que nos debe de guiar como humanidad.

Considero el texto de Simmel Filosofía de la Moda como uno de los más apreciados por su servidor al ser un libro que te permite observar la realidad social en sectores múltiples dándote cuenta de que muchas conductas y comportamientos observados en la cultura siguen obedeciendo a necesidades humanas como la de la distinción y la de pertenencia. Incluso en fenómenos que aparentemente no tienen nada que ver con esas necesidades pero que en realidad si están enlazadas.

Por último, he de dejar en claro que la moda no debe tomar un significado negativo a pesar de la señalación de daños fuertes que producen las actuales formas de llevar a cabo las modas. Simplemente será nuestra labor como seres consientes de estos hechos visualizar e impulsar la creación de modas mucho más sustentables, que sigan permitiendo al humano expresarse que serán agradecidas fuertemente por la sociedad del mañana.

Fuentes consultadas

Green is a way of life. (31 de Agosto de 2016). Moda sostenible. Obtenido de 50 marcas de ropa ecológica: https://greenisawayoflife.wordpress.com/2016/08/31/moda-sostenible-50-marcas-de-ropa-ecologica/

Medina, A. (26 de Abril de 2013). Expansion. Obtenido de ¿Qué cantdad de agua hace falta para fabricar ropa?: https://www.expansion.com/2013/04/25/empresas/distribucion/1366907722.html

Saldaña, I. (8 de Diciembre de 2019). El universal. Obtenido de Profeco alerta por prendas desechables: https://www.eluniversal.com.mx/cartera/profeco-alerta-por-prendas-desechables

Vives, J. (23 de Mayo de 2018). La vanguardia. Obtenido de Ética y sostenibilidad: la última tendencia en moda: https://www.lavanguardia.com/vida/junior-report/20180523/443785495635/moda-etica-sostenible-tendencia.html

#Filosofíadelamoda #GeorgSimmel #Moda

Dirección:

Elisa Guadalupe Cuevas Landero

 

Subdirección:

Alexa Moreno Buendía

 

Edición:

Arturo Oscar Suro Cruz 

Colaboran en esta obra, miembros de la comunidad universitaria de la FES Acatlán y de algunas otras facultades de la UNAM; así como miembros de otras instituciones públicas nacionales y extranjeras. Los escritos son propiedad intelectual y responsabilidad de quienes los escriben y los firman.

Editorial de la revista impresa: 

https://nidodelfenix.com/

 

A cargo de

Horacio Gabriel Saavedra Castillo