• Karen Nava Mendieta

El panorama social ante una pandemia: unión y disgregación social


Introducción

La crisis sanitaria que atraviesa el mundo es un fenómeno que contiene diversos aspectos qué analizar, esta investigación retomará algunos de ellos. El virus que ha encontrado un terreno fértil para su propagación y que ha arrojado a millones de personas a la pobreza extrema en menos de seis meses, hace un llamado para el estudio desde la sociología; incluso cuando esta enfermedad pase, habrá repercusiones que seguirán afectando a las personas alrededor del mundo durante tiempo indefinido.

Como nos ha enseñado la historia social de las epidemias, se han manifestado las deficiencias de cada sociedad, por lo cual considero importante hacer principal énfasis en qué es lo que nos une y qué nos divide en sociedad frente a este fenómeno.

Cada persona en el mundo está enfrentando esta situación de manera distinta, el propósito de este ensayo es demostrar a partir de la teoría de Georg Simmel, la importancia de detenernos a analizar diferentes aspectos sociales y elementales en medio de una crisis, la afectación que ha producido, entre otros aspectos.

Simmel se convirtió en un autor de referencia en el siglo XX, pero que, a su vez, sus escritos causaron polémica en aquella época, ya que se esforzó por interpretar diversos aspectos de la vida cotidiana que nos han permeado durante años, sus escritos y teorías tienen un enfoque perspectivista aplicado a la totalidad de la vida social. Pretendió hacer una sociología ¨pura o formal¨, la cual define como el estudio de las formas de socialización o como el estudio de las subjetividades.

Hacer un análisis de las relaciones sociales entre individuos y de las formas de socialización, así como de los múltiples efectos recíprocos que a cada instante conforman la vida social, es una tarea muy compleja que Simmel se encargó de realizar. Todos estos elementos, además del estudio de las relaciones desiguales, son de suma importancia; sobre todo ver dónde los podemos encontrar en medio de un tema como el que estamos viviendo actualmente.

Consideré importante indagar en la teoría de este autor, porque estudió algo más que la sociedad en sentido abstracto, es decir, hizo un estudio de la vida. También hizo un principal énfasis en estudiar a la acción social: ésta busca averiguar de qué manera los individuos consiguen entrelazar sus acciones para la realización de una cosa en común. Simmel es considerado fundador de la sociología formal, aunque su percepción teórica contiene elementos filosóficos, partiendo de una realidad social.

Georg Simmel

Desarrollo

Como bien lo ha señalado el autor en su obra Cuestiones fundamentales de sociología, el problema de la sociedad radica entre la relación de las fuerzas y las formas de los individuos, ya que éstas nos han determinado y nos han impuesto diversas cosas que percibimos como algo cotidiano, son todas aquellas estructuras sociales dentro de las cuales se repiten ciertas acciones. Un claro ejemplo es que mientras algunas personas se preocupan por frivolidades en medio del caos a nivel global, hay personas que afrontan su día a día con una economía de subsistencia.

Toda existencia individual está determinada

por innumerables influencias del ambiente humano

Georg Simmel (1858-1918)

Es importante señalar que en su teoría separa ciertos conceptos de la siguiente manera: los contenidos de socialización son aspectos pertenecientes a la libertad del individuo: el interés, el instinto, la motivación, impulsos, sentimientos; a través de ellos se crean relaciones individuales, dando lugar a las formas: estas se entienden como la competencia, la cooperación, la jerarquía, entre otras (pero, partiendo siempre desde el orden de la libertad). Aunque separa estas cuestiones, en la realidad permanecen fuertemente unidos.

La sociedad es una de las tantas figuras en las que la humanidad forma los contenidos de su vida, pero también se habla de que no es esencial para todos ni es la única para el desarrollo humano, es decir, el hombre puede estar aislado de estas formas e imposiciones siempre y cuando sus contenidos o lo que produzca sea algo muy original o extraordinario, algo como el arte.

El medio artístico nos ofrece un sentido frente al caos del mundo cotidiano, durante estos meses hemos visto que muchas personas han explotado su creatividad, han pintado lienzos, han explorado otras maneras de promover el papel de la cultura ante el cierre de cientos de escuelas, centros culturales y museos a partir de la emergencia sanitaria.

Este tipo de cuestiones son una posesión de cada persona, que a su vez no tienen alguna intervención de la sociedad, a su vez reconoce que el individuo tiene una aspiración a la construcción de un valor objetivo en su propia persona, muchas veces la sociedad va en contra de esta construcción y exige la integración de ella y de sus formas.

Esta mirada simmeliana se ha vuelto una intervención clave que nos permite analizar las prácticas sociales como formas sociales, referente a los hechos que parecen superficiales o irrelevantes (la moda, el dinero, la coquetería, entre otros), son una significación social nueva, un sentido a la interacción en grupo.

Existen distintas situaciones que se encuentran a simple vista, durante estos meses y hablando de manera particular, en México es evidente la brecha digital ante el coronavirus, para muchos será imposible el trabajo o la educación a distancia, esto apunta al escenario de desigualdad educativa. Este nuevo virus ha puesto a prueba el sistema educativo en el país, así como el sistema de salud.

Cada persona está sumergida en distintos asuntos: la preocupación de muchos por perder su empleo; quien ya se encontraba sin él; la angustia ante la fecha próxima para realizar algún pago; la perplejidad que inunda a los comerciantes del país; la violencia doméstica y de género en ascenso; el escepticismo de algunos y la histeria de otros; son ejemplos de los muchos escenarios que dividen a los individuos en conjunto y que representan una dificultad para afrontar el actual coronavirus.

A pesar de los distintos panoramas de cada sociedad, un aspecto que nos une y que compartimos la gran mayoría es la incertidumbre, nos dimos cuenta de que el mundo no es infalible; parecíamos estar encerrados en una burbuja por la velocidad y cotidianidad en la que nos encontrábamos, nos dimos cuenta de que la vida permutó en poco tiempo.

Uno de muchos aspectos que imponen una división en nuestra sociedad es la inmensa desigualdad que se vive en el país desde hace muchos años, pero que, de alguna manera, esta enfermedad ha puesto en evidencia con mayor claridad. Aunque el confinamiento es una medida necesaria para disminuir o frenar la pandemia, es cierto que no puede ser correspondida por todos, la realidad es que hay muchas personas que tienen que seguir trabajando porque el contexto que viven no corresponde a las normas que el confinamiento exige.

El coronavirus ha generado consecuencias extremadamente dispares (entre enfermos y sanos, los pertenecientes a grupos de riesgo, quienes están bien y quienes tienen patologías previas, quienes tienen recursos y apoyos, quienes no los tienen, etc.). La peculiaridad de la sociología es su enfoque, su mirada hacia un acercamiento al campo total de los objetos y no sólo uno en particular, pues ayuda a visibilizar aspectos de la vida social que a veces pasan inadvertidos, pero que fenómenos como el coronavirus, está haciéndolos dolorosamente patentes; lo que tiene relación a lo que describió el autor: los contenidos de la sociedad siempre se encuentran en conflicto con las formas.

Conclusión

El virus que recorre el mundo ha sido uno de tantos fenómenos que ha puesto en juego las dimensiones de lo social, el principal riesgo de la rápida propagación de esta enfermedad y sus consecuencias es que evolucionamos hacia un desorden global. Es difícil vislumbrar un futuro mediato, nos lleva sin duda a sentirnos condenados hacia un pesimismo, sobre todo porque es probable que los países desarrollados otorguen especial importancia a la regulación de las actividades y los mercados financieros, mientras que los menos desarrollados, tendrán una recuperación tardía y dolorosa.

Ante el panorama poco alentador, considero al igual que Simmel, que el arte nos ofrece significaciones plenas y da totalidades de sentido frente a la fragmentación y caos del mundo cotidiano. Este medio puede ser una salida o distracción ante la situación actual, como ejemplo, la música: es el arte más profundo porque puede conmovernos y transformarnos de una manera prácticamente instantánea; es una forma de percibir el mundo, contribuye a la construcción social de la realidad. Inmerso en la desposesión, la homogenización y la pérdida de identidad, el individuo empieza a buscar desesperadamente espacios privados ¨de intimidad¨.

Su teoría tenía una conexión con el idealismo Kantiano, que hablaba acerca de la libertad hacia todas las ataduras y determinaciones en el siglo XVlll, este idealismo apelaba por hacer una reestructuración de nuestro <yo>: ¨el <yo> que ya somos, es algo que aún hay que elaborar, porque no lo somos de manera pura y absoluta, sino que somos ese ¨yo¨ disfrazado de las formas sociales, de aquello que se nos ha impuesto.¨

Entonces, Simmel estaba de acuerdo con esta ideología, pues afirmaba que al ir encontrando a nuestro <yo> puro, nos volvemos más bondadosos y felices, esa es la tarea más grande de nuestra existencia; esto es lo que considero que nos une como sociedad, el hecho de que cada individuo trata de averiguar quién es realmente a pesar de la imposición de diversos aspectos.

La sociología simmeliana se funda a partir de la indagación sobre lo social, da un enfoque hacia la singularidad de la existencia de cada persona resaltando la relación entre individuo y sociedad, descubre que cada persona tiene un profundo núcleo individualista que lo inserta en las relaciones sociales ya determinadas.

Su teoría y la situación actual se vinculan a partir de la lucha constante entre el individuo y el ambiente dentro del aspecto económico, hacen que aspectos como el dinero se conviertan en el parámetro de las relaciones sociales. El privilegio de unos y la carencia de otros como escenario divisor, produce que se desvaloricen las relaciones emotivas, pero que medios como el arte y la cultura, unen a los individuos.

Fuentes consultadas

Simmel, Georg. Cuestiones fundamentales de sociología. Barcelona, España: Gedisa, 2002, pp. 11-22 y 103-155.

Sabido, Olga. George Simmel. Una revisión contemporánea. España- México: Antrophos-UAM Azcapotzalco, 2007, pp. 113-127. (o disponible en: http://www.sociologicamexico.azc.uam.mx/index.php/Sociologica/article/view/194/185 ).

Simmel, Georg. El conflicto de la cultura moderna. Córdoba, Argentina: Universidad Nacional de Córdoba- Grupo Encuentro Editor, 2011, introducción, pp. 7-30.

Artículos en línea:

https://www.clacso.org/la-covid-19-y-las-desigualdades-sociales/

https://ibero.mx/prensa/valores-culturales-enorme-capital-de-mexico-frente-al-covid-19-academico

https://www.ilo.org/global/about-the-ilo/multimedia/video/institutional-videos/WCMS_745633/lang--es/index.htm

https://www.ilo.org/global/topics/coronavirus/lang--es/index.htm

https://www.ilo.org/global/topics/coronavirus/country-responses/lang--es/index.htm

#GeorgSimmel #Cuestionesfundamentalesdesociología

Dirección:

Elisa Guadalupe Cuevas Landero

 

Subdirección:

Alexa Moreno Buendía

 

Edición:

Arturo Oscar Suro Cruz 

Colaboran en esta obra, miembros de la comunidad universitaria de la FES Acatlán y de algunas otras facultades de la UNAM; así como miembros de otras instituciones públicas nacionales y extranjeras. Los escritos son propiedad intelectual y responsabilidad de quienes los escriben y los firman.

Editorial de la revista impresa: 

https://nidodelfenix.com/

 

A cargo de

Horacio Gabriel Saavedra Castillo