• Salvador Pablo Hernández

¿Por qué los vínculos en el Sistema Político Mexicano tienden a no desaparecer?

A lo largo de la historia hemos visto sucesos que han marcado al país, desde la Conquista, la guerra de Independencia, la Revolución Mexicana y algunos sucesos dentro de la época actual, tal es el caso del sismo del 19 de septiembre de 2017, fecha en que hemos visto una sociedad “unida” en ese tiempo, ahora vemos que la propia sociedad ha olvidado en gran parte lo sucedido debido a las acciones previas a las elecciones del presente año.

Alfredo Estrella/Agence France-Presse — Getty Images

Ya entrando al tema electoral, es claro que en estos días José Antonio Meade Kuribeña es el “candidato virtual del PRI”, y desde el punto de vista de muchos, fue por la acción del “dedazo”, una práctica que se ha visto desde hace más de un siglo, desde la época porfiriana hasta el día de hoy.

De acuerdo con el escritor François Xavier Guerra, los vínculos son las acciones entre los actores y la forma del funcionamiento del poder, pueden ser de carácter familiar, por amistad, por clientela o de carácter meritocrático[1] (que, sinceramente, en muy pocas ocasiones se ha puesto en práctica este método, ya que no todos los servidores públicos de alto mando son elegidos, a una candidatura o a una secretaría, por medio de los méritos).

[1] GUERRA, François Xavier. México, del antiguo régimen a la revolución. México: FCE, 2003, p. 21.

De acuerdo con lo que hemos visto dentro de la historia de los presidentes, el presidente en turno, antes de finalizar su periodo, nombra a un secretario de Estado como su elegido, y éste tiene que asumir el cargo como candidato, para posteriormente, ser presidente de la República.

En mi opinión, en tales acciones, siempre se evidencian los vínculos hechos por amistad, ya que, por una parte, los presidentes que se llevaban mejor con los secretarios podían salir electos como candidatos, y la mayor parte de las ocasiones no son los predichos por la sociedad, tal vez sería el caso de Ernesto Zedillo, después del asesinato de Colosio.

Hay una frase dentro del libro El sistema político mexicano de Cosío Villegas, que afirma que el PRI y el Gobierno hacen el escrutinio de votos, y según el viejo dicho: “el que escruta, elige”.[2] Y en parte hay mucha razón, y de forma descarada en las elecciones de 1988, cuando iba ganando la oposición y resulta que el sistema dejó de funcionar, y mágicamente, Salinas de Gortari asumió la presidencia.

[2] COSÍO Villegas, Daniel. El sistema político mexicano. México, Cuadernos de Joaquín Mortiz, p. 71.

Pero antes de concluir con la respuesta a la interrogante, se plantea otra cuestión, y es una de las más importante: ¿Cuál es el papel de la sociedad ante los vínculos creados entre grupos de poder? Según, dentro de la base material de la sociedad analizada por Karl Marx, a cada sociedad le corresponde un Estado político, que no es más que la expresión oficial de la sociedad civil[3].

[3] SMELSER, Neil. Carlos Marx. Sociedad y cambio social. México, Extemporáneos, 1975, p. 57.

Sin embargo, puede ser aplicable en las poblaciones donde se eligen a los representantes mediante usos y costumbres, ya que, en gran parte, algunos miembros de una misma familia mantienen el poder en diversos puestos, y en especial, en el caso del cacicazgo, donde los caciques heredan al hijo mayor el poder que tuvo el progenitor, y así sucesivamente.

Y se puede ver que la sociedad civil no está conforme con el gobierno, ya que existen grandes márgenes de corrupción, asesinatos, diversas manifestaciones, aumento de organizaciones de oposición, el ingreso del narcotráfico a la sociedad y al poder, y el populismo salvaje como algunas referencias dentro de ese marco.

Pero, la verdadera causa de que las acciones mencionadas aumenten es que el gobierno mantiene vínculos con ellos, así como la forma en que las sociedades más vulnerables son atacadas por la creación de vínculos. Y se puede decir que la sociedad no ha sido nutrida de manera política, ya que, en una parte, la apatía de la misma sociedad se ha visto atacada, y por consecuente, la venta de votos y los fraudes electorales se han vuelto algo común.

Como conclusión, puedo decir que los vínculos no van a desaparecer por varias razones: el candidato elegido siempre debe tener el carisma suficiente para enfrentar a los demás candidatos, procurando que, en las elecciones, el partido hegemónico se mantenga en el poder, sin importar que, para cada acción gubernamental, la base social siempre será la parte primordial para la elección del candidato idóneo.

Y sinceramente, yo veo difícil que candidatos de oposición como Andrés Manuel López Obrador y “Marichuy” ganen la presidencia, ya que el sistema político está más alineado hacia el partido hegemónico, y como consecuencia, el poder lo veo predecible hacia tres sexenios más, y aplicando la frase de Cosío Villegas, se puede decir que el INE nunca ha cambiado su estructura, teniendo como parte suprema la Presidencia de la República y grupos de poder que sólo velan por intereses propios.

BIBLIOGRAFÍA:

Smelser, Neil (comp.). Carlos Marx. Sociedad y cambio social. México: Extemporáneos, 1975.

Cosío Villegas, D. El sistema político mexicano. México: Cuadernos de Joaquín Mortiz.

Guerra, François Xavier. México: Del antiguo régimen a la revolución. México: FCE, T.I, 2003.

[1] Politólogo en formación por la Universidad Nacional Autónoma de México, amante de los mapas y la formación geográfica,


Dirección:

Elisa Guadalupe Cuevas Landero

 

Subdirección:

Alexa Moreno Buendía

 

Edición:

Arturo Oscar Suro Cruz 

Colaboran en esta obra, miembros de la comunidad universitaria de la FES Acatlán y de algunas otras facultades de la UNAM; así como miembros de otras instituciones públicas nacionales y extranjeras. Los escritos son propiedad intelectual y responsabilidad de quienes los escriben y los firman.

Editorial de la revista impresa: 

https://nidodelfenix.com/

 

A cargo de

Horacio Gabriel Saavedra Castillo